Miércoles, 25 Marzo 2020 09:54

Ecoconsejos en casa: recomendaciones para ser más sostenibles en nuestro hogar durante el periodo de cuarentena

Escrito por G.C.

En este período excepcional que vivimos, confinados en casa casi sin poder salir debido a la crisis sanitaria que estamos sufriendo, es importante no abandonar ciertas rutinas beneficiosas para nosotros y para los demás, así como aprovechar para cambiar algunos de nuestros comportamientos y lograr mejorar en algunos ámbitos. Es el caso de las implicaciones ambientales de nuestras actividades cotidianas en casa.  En el SEPA (Área de Protección Ambiental del Servicio de Prevención y Protección) y el Aula de Sostenibilidad de la Universidad de Córdoba nos ofrece algunas recomendaciones a modo de “Programa Trébol” en casa.

Porque podemos salir reforzados al aprender cómo minimizar nuestro impacto ambiental en el hogar. Si cuando esta situación acabe hemos aprovechado este tiempo para adoptar comportamientos proambientales, todos ganaremos.

¿Qué puedo hacer para ahorrar en el consumo de agua?

Recordemos. De toda el agua existente en la Tierra, menos de un 3% es agua dulce. De esta, solamente un 0,007% se encuentra disponible para los seres humanos para procesos vitales. En España, el cambio climático incrementa las probabilidades de sufrir sequía en algunas zonas del país. Debido a ello surge una necesidad imperiosa de cuidar y no malgastar el agua. Aunque en nuestro país el consumo de agua por sectores se centraliza mucho en el sector de la agricultura o regadío, utilizando el 80% del agua (mientras el abastecimiento de núcleos urbanos consume el 14% y la industria representa el 6%), todos los esfuerzos son necesarios para minimizar el consumo de un bien escaso. Para ello te recordamos una serie de consejos a continuación:

  • Cuando te laves las manos (¡ahora más que nunca!), afeites o laves los dientes, no dejes correr el agua. Cerrando el grifo puedes ahorrar hasta 12 litros por minuto.
  • Al lavar los platos, si lo haces a mano, cierra el grifo mientras enjabonas. Si tienes, utiliza el lavavajillas en lugar de fregar a mano. El lavavajillas a carga completa consume 12 litros de agua, 9 veces menos que la que emplea cuando se friega a mano. Además, en caso de tener programa eco, ¡úsalo!
  • Dúchate en lugar de bañarte. Con una ducha de unos cinco minutos, puedes llegar a ahorrar hasta 80 litros. Y no olvides cerrar el grifo mientras te enjabonas.
  • Si tienes, usa el doble pulsador de las cisternas de los inodoros, eligiendo la descarga de agua necesaria en cada momento. Otro mecanismo habitual es el botón con doble pulsación (una para activar y otra para desactivar la salida de agua). ¿Has mirado si tienes disponible alguna de estas opciones?
  • Coloca una papelera en tu baño. Esto ayuda a no usar el inodoro como cubo de basura, lo que ahorra una buena cantidad de agua y posibles atascos. Emacsa ofrece recomendaciones sobre el uso de los saneamientos. Podríamos resumirlo en que no se debe tirar nada que no sean las correspondientes aguas menores y mayores y el papel higiénico (y sin pasarse). Puedes consultar los detalles en esta web.
  • Utiliza la lavadora siempre que puedas al máximo de su carga. En caso de tener programa eco, ¡úsalo! Utiliza la dosis de detergente para lavadoras recomendada por el fabricante. Si usas demasiado detergente en cada lavado estás haciendo trabajar innecesariamente a la lavadora y la ropa no quedará más limpia. Es recomendable utilizar un detergente líquido porque supone menor trabajo para el motor de la lavadora.
  • Si tienes plantas al sol (en un patio o terraza), riégalas en las primeras y últimas horas del día para evitar la evaporación del agua.  También se pueden disponer en varios niveles para que el agua que le sobra a una le caiga a la siguiente.
  • Arregla fugas y goteos que pueden suponer un gasto innecesario de agua. Aprender puede ser un gran entretenimiento.
  • Descongela los alimentos dejándolos fuera, en el frigorífico o con el microondas en vez de bajo un chorro de agua caliente.
  • Si tienes posibilidad, almacena pequeñas cantidades de agua de lluvia para poder usarla luego como agua de riego.

Siguiendo estos consejos contribuirás a evitar el derroche innecesario de agua, ayudarás al medio ambiente y ahorrarás en tu factura.

¿Cómo puedo ahorrar en el consumo energético?

Según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), el 20% de la energía que se consume en España se gasta en nuestros hogares. Las casas aisladas consumen el doble que los pisos y el gasto medio por habitante es de 990 euros al año. Una casa española consume al año 9.922 kilovatios-hora (kWh), que equivalen a 0,85 toneladas de petróleo. La calefacción es lo que más consume y los aparatos en stand-by superan el 2% del total. En este confinamiento que estamos viviendo deberíamos mostrar mayor atención todavía a nuestro consumo energético. Te damos algunos consejos:

  • Aprovecha la luz natural. No te olvides de encontrar el lugar adecuado y preparar las persianas o las cortinas para cualquier actividad. Reserva las actividades que requieran más luz para las horas centrales del día.
  • Usa la ventilación natural. Abre las ventanas durante unos minutos a primera hora de la mañana para ventilar la casa, sobre todo en días de calor.
  • La temperatura de climatización no debe superar los 21⁰C. Si aprieta el calor, recuerda no poner el aire acondicionado a menos de 26⁰C.
  • Configura los equipos informáticos de casa en modo "ahorro de energía" (ayuda en http://www.upv.es/entidades/ASIC/manuales/739225normalc.html).
  • Presta atención para que los equipos eléctricos y electrónicos no se queden en stand-by. Recuerda apagar todo lo posible por la noche. Y no dejes los cargadores enchufados si no se están usando. Es recomendable utilizar regletas para garantizar de forma eficiente el apagado total.
  • Si tienes tiempo e interés puedes hacer alguno de los cursos de la plataforma http://www.aprendecomoahorrarenergia.es/ para ahorrar energía.
  • Cocina con las ollas tapadas. Si cocinas así ahorras el 25% de energía y si, además, utilizas el tamaño adecuado puedes ahorrar hasta un 90%.
  • Mantén la nevera a 5⁰C y el congelador a -18⁰C. La nevera consume alrededor del 18% de la energía del hogar y cada grado de temperatura supone un 5% más de consumo. Recuerda no introducir comida aún caliente.
  • Apaga luces. Si apagas las luces de las habitaciones en las que no estás te puedes ahorrar unos 150 euros al año.

¿Qué pasa con mis residuos?

Según el Instituto Nacional de Estadística, España generó en 2017 132,1 millones de toneladas de residuos. Más de 480 kilogramos de basura por persona, de los cuales solo 91,1 correspondieron a contenidos reciclados separadamente. Cada día generamos más basura, contribuyendo así a que los residuos se conviertan en un gran problema. Pero algunas soluciones están en nuestras manos. Te ofrecemos algunos consejos:

  • El primer paso en relación con los residuos está en la compra. Intenta minimizar la adquisición de productos con mucho envoltorio, en particular con plástico.
  • Aprovecha estos días para realizar el mantenimiento de tus cosas, algo que probablemente alargue su vida útil.
  • Ahora más que nunca, intenta ser muy consciente de tu consumo para aprovechar al máximo cualquier producto. Sigamos apostando por un consumo responsable frente a la cultura del usar y tirar.
  • No nos olvidemos de seguir separando los residuos de manera selectiva en casa. La revisión y separación de residuos se completa por el personal que trabaja en plantas de tratamiento. En estas semanas, revisar a conciencia lo que ponemos en cada contenedor puede ser un granito de arena más que nos ayude a todos. En todo caso, presta atención a los protocolos de gestión de residuos en hogares con personas afectadas por el coronavirus o en cuarentena.
  • Utiliza todos los residuos que puedas para darles una nueva vida. Por ejemplo, para usar los envases como materia prima para manualidades para niños (o no tan niños). Internet está lleno de ideas muy originales. Os proponemos esta web como ejemplo. Otro de los residuos que podemos aprovechar es el aceite usado, sobre todo teniendo en cuenta las dificultades que hay en estos momentos para depositarlo en los ecoparques o en contenedores especializados. En el blog de Hogares Verdes explican una manera de fabricar jabón casero. El procedimiento denominado ‘Soapaking’ básicamente consiste en hacer jabón natural utilizando como recipientes envases usados. Esta metodología tiene varias ventajas, es ideal si no se desea hacer una gran cantidad de jabón y el método es rápido y limpio, ahorrándonos la pesada labor de remover. Se puede consultar toda la receta en este enlace.

¿Cómo puedo reducir la huella de carbono de mi dieta?

Aunque quizás en este confinamiento no podamos aplicar todos los consejos respecto a las compras de alimentos que realizamos, creemos que es interesante difundir estas recomendaciones, sobre todo de cara al futuro próximo.

La dieta occidental agota los recursos rápidamente. Si todo el mundo viviese como un europeo, necesitaríamos el equivalente a 2,7 planetas. Además, cada vez somos más, con lo que a este ritmo los recursos se agotarán incluso más rápido.

Vivimos en una paradoja en lo que a producción alimentaria se refiere: 1.400 millones de personas sufren sobrepeso y 795 millones sufren desnutrición en el mundo. Las dietas occidentales son ricas en carnes y grasas y exceden con creces las 2.500 calorías recomendadas al día.

Comer en exceso o inadecuadamente es negativo para nuestra salud, de manera directa por los efectos sobre nuestro organismo, e indirecta, al ser causante de contaminación. La producción de alimentos es responsable de buena parte de las emisiones de gases de efecto invernadero que están provocando el cambio climático. Y es una de las mayores responsables de la pérdida de biodiversidad y destrucción de ecosistemas, como los bosques tropicales. Además, debemos tener en cuenta el desperdicio de comida. Los hogares de la UE tiramos el 30% de los alimentos: son 179 kg por persona al año.

Revertir esta preocupante tendencia está en nuestras manos. Cambiar algunos hábitos alimentarios es un modo sencillo de reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente y, al mismo tiempo, tener una vida más saludable. Llevar una dieta sostenible es tener en cuenta el impacto que nuestra alimentación tiene sobre el planeta buscando fórmulas de alimentación que respeten el medio ambiente. Estas pautas de alimentación están reconocidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas son las 6 sencillas reglas del Proyecto LiveWell de WWF:

  • Prioriza el comercio local. En estos momentos no solo es una forma de apoyar a nuestros vecinos y la economía local, también es una manera de dar salida a la producción más cercana a nuestro domicilio, con menor impacto ambiental por su transporte.
  • Come más vegetales. Disfruta de verduras, fruta, cereales y legumbres.
  • Come menos carnes. Prueba otras fuentes de proteínas como legumbres y frutos secos.
  • Come más variado. Un plato con variedad sabe mejor.
  • Come menos alimentos procesados. Por lo general contienen niveles altos de grasas, azúcar y sal.
  • No malgastes alimentos. Planifica tus compras para no tirar nada. Sobre todo, no hagas compras demasiado grandes de alimentos perecederos. Como insisten las autoridades, no hay ni va a hacer desabastecimiento.

Puedes consultar el “Menú LiveWell” propuesto por WWF en este enlace.

¿Puedo ir más allá?

Por supuesto. Es más, te pedimos que compartas con nosotros en redes sociales lo que pones en marcha en casa, ya sea alguna de las recomendaciones que os hemos dado o alguna mejora adicional. Usa las etiquetas #YoSostenible, #TrébolEnCasa y #LaUCOdesdecasa, incluyendo alguna foto o vídeo. ¡Anímate y le damos difusión!

 

Información adicional

Visto 512 veces